24.7.07

El Mercurio, sobre Competencia

Un editorial de El Mercurio del día de hoy, expone un verdadero manifiesto mercurial sobre que entienden por libre competencia y su protección:
  • La reciente fusión en nuestro país del Banco de Chile con Citigroup, el mayor conglomerado financiero del mundo, es una manifestación más de la moderna tendencia mundial a tales adquisiciones y fusiones entre grandes empresas. Esto es algo crecientemente apreciado por usuarios, consumidores y autoridades con formación económica moderna, pues resulta de allí un más rápido progreso tecnológico y organizacional, y las economías de escala y de ámbito se traducen en costos y precios más bajos. [
  • El público así lo advierte (...) aunque algo difusamente, y sería prudente que los protagonistas de tales fusiones o adquisiciones desplegaran una línea de información sistemática de las ventajas concretas de esta tendencia a la opinión ciudadana, que durante casi todo el siglo XX escuchó una prédica constante contra los peligros de la concentración.
  • La realidad actual es que los organismos estatales de control antimonopólico, concentración, comercio desleal o contra abusos a los consumidores se ven complementados por la evidencia de las bajas persistentes de precios y la paulatina desaparición de los "monopolios naturales".
  • El número de empresas de gran tamaño se reduce en cada país, pero la competencia crece por el desarrollo del comercio internacional, destacando el caso de los bancos y de la intermediación financiera, en general. Las fronteras y las barreras de protección disminuyen, o aun desaparecen, y el financiamiento con deuda o acciones se multiplica sin límites.
  • La fuerte intervención estatal pro competencia, que en países desarrollados de libre empresa, como EE.UU., forzó la desintegración de enormes unidades productivas -en las comunicaciones, el aluminio y el petróleo, entre otros-, hoy se desestima cada vez más, y las denuncias que persisten tienen mucho de artificio político o de maniobras pecuniarias, más destinadas a lograr indemnizaciones para algunos grupos que a velar por mercados que sirvan bien a los consumidores. Para mejor servir a éstos es más conducente atender a una efectiva libre entrada a los mercados, antes que castigar reestructuraciones productivas que implican más concentración, aunque precios más bajos para los consumidores, que es lo que interesa a éstos y que deberían promover las autoridades. La regresión a mayores regulaciones estatales nos haría perder competitividad.
  • Las fusiones y adquisiciones se están multiplicando también en Chile, en concordancia con la modernización de la economía y la necesidad de competir. Eso sí, hay que tener en cuenta el respeto a los derechos legítimos de los accionistas minoritarios, muchas veces más perjudicados que los beneficiados consumidores.

Saque el lector sus (propias) conclusiones.

Yo ya saqué las mías. Desde ya, parece ser necesario cambiar el bien jurídico protegido, de "libre competencia" a "accionista minoritario"

4 comentarios:

Rubén Pérez A. dijo...

bien juridico protegido: ¿el bienestar del consumidor?

Ulrich dijo...

"formación económica moderna". Es genial. ¿A quién se refiere? ¿Moderno es Turgot? ¿o Ricardo? ¿o Friedman?

Concentración = precios más bajos... eso es moderno, parece. Que bárbaro, no me avisaron que la microeconomía había pasado a la antigüedad.

Más allá de las pueriles contradicciones que hay aquí, me llama la atención que hablen de la concentración y de muchas otras cosas más como si todo fuera lo mismo.

La empresas, previo a una fusión, más que al público le tienen que informar a las autoridades de defensa de la competencia. Parece que El Mercurio está ofreciendo su espacio para futuras operaciones de prensa.

Francisco Agüero dijo...

Rubén: sigo creyendo que el bien jurídico es el bienestar del consumidor.

Ulrich: Efectivamente, me llamó mucho la atención un manifiesto de este calibre en un diario de tanto prestigio. Desde la "formación económica" a los "problemas de información", y por supuesto, "los accionistas"

Creo que, esta vez, les falló el rigor.

Marcylor dijo...

Capaz que sea de esos publireportajes que decía la Loly el otro día....