6.3.07

Transantiago y regulación

Regresando de las vacaciones, y a propósito del (tan vilipendiado) "Transantiago" -sistema de transporte público de la ciudad de Santiago- resulta imposible omitir algún comentario.

Rescato dos declaraciones, que resumen, a mi juicio, una causa basal de algunos de los problemas que se observan.

La primera opinión es de Ramón Yábar, publicada en El Mercurio

  • "Hay cosas operacionales que se van a resolver, pero hay una falencia institucional. El transporte es un servicio público que está bastante próximo al del agua o de la electricidad y, sin embargo, no tiene una ley definida que lo regule y apoye"

Y otras expresiones, esta vez de el ex Zar de la Electricidad a Que Pasa, José Yuraszeck

  • "Por la magnitud de la transformación que se pretendía, esto se debió discutir en el Parlamento y no entre cuatro paredes y a punta de decretos. El costo del Transantiago para el Estado va a ser mayor que el de muchas reformas que se han debatido públicamente" (...)
  • "No se construyó una institucionalidad del sector, con reglas claras y objetivos conocidos. Cualquier sector regulado debe tener leyes claras y transparentes y que no se puedan cambiar por decreto. No nos olvidemos que se está estatizando el transporte público de Santiago. Así de claro, el Estado fija la tarifa, los recorridos y la frecuencia y sólo subcontrata empresas para que le den un servicio."

2 comentarios:

Marcylor dijo...

Vamos! Que todos estamos girando en lo mismo!
Yo creo que ahora se va a cuestionar algo peor y es la regulacìón de la ciudad, no sólo del transporte. El sistema se está exigiendo de un modo por otros factores:ahora recién se volvió EVIDENTE que la mayor parte de los santiaguinos trabaja entre Plaza Italia y Cantagallo!!! O que todos entramos a la misma hora!!! O que no hay flexibilidad horaria en los trabajos...y que aunque una empresa se ubique en la loma del orto...el transporte no es un costo que asuma (de su personal).
Esas son las ideas básicas...pero el punto es que implican pensar lo que nunca se pensó. O todo es mercado...o regulamos en serio...pero a medias una parte y otra no...uffff.

Francisco Agüero dijo...

Es verdad. Son los debates que debieran venir, pero no todavía.

Respecto a la regulación de la ciudad, tenemos planificado un coloquio con Gonzalo Cubillos sobre el tema, en mayo - junio, en la Facultad.