18.3.09

¿Debe pagarse un bono a un ejecutivo de una empresa, si el Estado la salvó de la quiebra?

Después de la enorme cantidad de dinero que inyectó el gobierno norteamericano a la empresa de seguros AIG, para evitar su quiebra (170 mil millones de dólares), con lo que realmente nacionalizó la empresa y el posterior pago de bonos por 165 millones de dólares a los ejecutivos de esa empresa, por su "exitoso desempeño", han motivado quejas de mucho, entre ellos, Mr Obama.
Diversos profesores norteamericanos de derecho -entre ellos, Charles Fried- comentan en el NYT la posibilidad de no cumplir esos contratos. Vale la pena.

4 comentarios:

Javier Tapia dijo...

Una precisión: los bancos no han sido nacionalizados. Los bail-outs introducidos por los gobiernos cambian la propiedad, pero han dejado intacta la (ineficente) administración privada. Tengo la impresión de que por ahí va el problema. ¿Cuál es el incentivo que tiene un ejecutivo que recibe la plata de invertirla en una empresa a sabiendas que está mal? El incentivo es algo así como "sálvese quien pueda!" (y con lo que más se pueda).

Creo que el problema de fondo es que los políticos no han tenido "las agallas" o la oportunidad para derechamente nacionalizar o simplemente cerrar los bancos malos. Mr. Obama está muy nuevo para eso (una decisión así, tan grande, podría marcar el tono de su administracion); Mr. Brown, por su parte, está "muy viejo" y no se va a quemar con algo tan serio como cerrar un banco (eso del too big to fail).

oscar dijo...

Quién diría que para hacer eficiente una empresa la nacionalización sería la solución...
Administración privada=eficiencia, mis polainas.

Privatización, sacúdete en tu cripta!!!!

Javier Tapia dijo...

La verdad es que sigo creyendo (y la evidencia asi lo demuestra) que en general las empresas privadas funcionan mucho mas eficientemente. La nacionalizacion noralmente sirve solo como una medida transitoria, aunque existen argumentos muy validos defendiendo la administracion publica de ciertos sectores (pero ciertamente no los bancos).

Mi punto es que "algo" se debiera hacer con los bancos "malos", mas alla de inyectarles dinero por estimarlos muy grandes para dejarlos caer.

Francisco Agüero dijo...

Javier tiene razón. Hayn un problema en el diseño de los contratos de incentivos, que parecen haber estado premiando a los malos gestores. Quizás eran bonos "a todo evento", como algunas indemnizaciones en Chile, o por un cambio de propiedad. Como bien dice C. Fried, "muestren los contratos".

Por cierto, empresas privadas mas administradas no aseguran empresas públicas bien administradas. Ejemplos sobran.